Asociación Vecinal El Labrador de San Isidro

"Tiene sentido remar juntos"

En julio de 2017 una nueva junta directiva se sumaba a la historia de ese nutrido grupo de mujeres y hombres que, a lo largo de más de tres décadas de existencia de la AV El Labrador de San Isidro, han dedicado horas de trabajo e ilusión a una causa común. Esta nueva junta directiva, en la que se combina a la perfección la experiencia y la juventud, se trazó como objetivo fundamental volver a reivindicar la importancia y vigencia de esta Entidad como un motor de transformación social, capaz de promover mejoras para la comunidad.

A lo largo de estos meses muchas han sido las iniciativas y proyectos llevados a cabo, de los que destacaremos algunos de los más importantes, de esta manera nuestra Asociación se convirtió visita obligada del 20 al 24 de octubre para personas llegadas de toda Gran Canaria, interesadas en la exposición solidaria “Papahuevos de Gran Canaria”, que reunieron en nuestro salón de actos a más de veinte de estos elementos festivos, venidos de varios lugares de la geografía isleña. Una exposición que despertó un gran interés mediático por su originalidad y su componente benéfico a favor de la Asociación “Ya Era Hora”.

En noviembre llegó el momento de volver a reunirnos en torno al cálido asador de nuestra “Fiesta de la castaña”, que en esta jornada se consolidó por el alto nivel de participación registrado y que fue organizado en colaboración con el AMPA Los Labradores. A continuación nos adentramos en la fiesta de noviembre, que pasarán al recuerdo colectivo de nuestro barrio por actos tan divertidos como la “Elección de Miss Lady San Isidro” o “Tu cara sí que me suena”. Pero si algo tenemos que destacar de esta fiesta fue el espectacular e inolvidable concierto solidario en beneficio de Cáritas, del que pudimos disfrutar en nuestra plaza de la mano de La Unidad de Música del Cuartel General de Mando Aéreo de Canarias.

La navidad se vivió intensamente, y de forma muy especial, con la llegada del Paje de Sus Majestades Los Reyes Magos de Oriente, que en su desfile recorrió las principales calles de La Enconada y San Isidro, uniendo en una misma ilusión a pequeños y mayores, acto organizado en colaboración con la AV La Enconada. En febrero los carnavales llenaron de color nuestra asociación, principalmente en nuestro desfile infantil y en el tradicional baile de piñata. En marzo, en conmemoración del Día Internacional de La Mujer, reconocimos la labor de seis mujeres, ejemplos de lucha y superación. En este mismo mes, Nuestra Señora de Los Dolores volvió a recorrer las calles de nuestro barrio entre el fervor y la emoción contenida, entre cantos de malagueñas y lluvias de pétalos.

Sin lugar a dudas, la gran consecución de esta etapa ha sido la de cumplir con el compromiso de hacer accesible la Asociación con la instalación del ascensor, que facilita el uso y disfrute de nuestros locales a aquellas personas que por diversas razones necesitan de este equipamiento. Una mención especial para las personas mayores del barrio, que merecen toda nuestra atención y que dan sentido a la lucha compartida. Esto fue posible gracias a la puesta en marcha del proyecto “Punto de información y sendero interpretativo del Monumento Natural de Amagro”, con el que se pretende poner en valor la riqueza de este espacio natural a cuya sombra nuestro barrio nació.

Coronando este afán por mostrar al mundo los valores y toda la riqueza de nuestro barrio y nuestra gente, tuvimos la oportunidad de que el programa de Televisión Canaria “Noche de Taifas” se trasladara a nuestro barrio. Esa noche, y desde este lugar, se abrió una ventana para que miles de espectadores de todo el mundo conocieran lo que es San Isidro.
 

Nuestra asociación se han convertido en un punto de actividad constante y de encuentro intergeneracional, en lo que cada tarde las oportunidades para estar juntos, para participar y aprender, se hacen patentes: aula de toque, taller de costura, chi kung, yoga, bailes latinos, bailes semanales, actividades de mantenimiento y talleres infantiles, entre otros.

El objetivo está claro, seguir facilitando espacios y momentos para el encuentro, llegando al mayor número de personas posible y luchar por la mejora de las condiciones de vida de nuestros vecinos y vecinas. Por todo esto, y por mucho más, decimos que sí, que por supuesto “Tiene sentido remar juntos”

LOS ORÍGENES DE UN MOVIMIENTO VECINAL

 

Fue en la primavera del año 1979, el 27 de abril, con el barrio inmerso en la programación festiva al santo labrador, cuando un grupo de vecinos y vecinas se reunía en el salón de actos del teleclub comarcal San Isidro, con la brillante propuesta de formar una Asociación de vecinos, que se ocuparía de solventar las imperiosas necesidades por las que atravesaba el barrio.

El promotor de aquella sorprendente idea fue José Jorge Quintana, nuestro querido y añorado Pepe Jorge, que solicitó de los allí presentes, la opinión que les merecía su planteamiento, llegando todos a la conclusión de que estaban decididos a secundarle en aquella novedosa iniciativa.

La asociación que esa noche empezaba a forjarse se denominaría “El Labrador”, nombrándose luego, mediante votación secreta, la Junta promotora, presidida por Pepito Jorge, Julio Almeida, Juan Manuel Ramos, Jorge Mateos, Pedro Mendoza, Manolo Cabrera, Cayetano Mateos, Luis Ramos, Santiago Machín, Felipe del Rosario, Juan Jiménez, Felipe Diepa, Flora Álvarez, Juana María Jiménez, Antonia María Mateos, María del Carmen Jiménez (Mema) y Bartolomé Mendoza.

El 10 de febrero de 1989 presenta su dimisión Pepito Jorge, por motivos de salud, asumiendo su lugar el vicepresidente 1º, Juan Manuel Ramos.

El 24 de junio, previa aprobación y convocatoria de la anterior directiva que decide no continuar, se celebra en el salón parroquial una Asamblea general extraordinaria para nombrar nueva Junta directiva, presentándose una única candidatura formada por Juan Manuel Ramos, Alicia Lugo, Onofre, Paco Juan, Carmina, Padrón, Reyes, Isidro Martín, Andrés, Chago, Isaac Sánchez, Fefa Cabrera, Mary Sosa, Ana M.ª Vega, Maruca Suárez, Pedro Silva y Pedrín.

Fueron muchas las actividades que se iniciaron en aquella época: cine al aire libre en los meses de julio y agosto, se desarrollaron campañas de animación socio-cultural con la presencia de pedagoga y animadores/as, promovida por nuestro ayuntamiento, se comenzó con una campaña de embellecimiento de fachadas, presentándose al cabildo muchas solicitudes de vecinos para encalado y pintado, se solicitó a telefónica y se consiguió, la colocación de cabinas en la plaza y en la parte alta del barrio, se colocó la primera red de altavoces que alcanzaba desde La Enconada hasta cerca de El Roque, y otra para sonorizar actos festivos que se celebraban en la plaza, se recuperaron las fiestas de noviembre, llamadas de la juventud en la década de los 70, se llevaron a la práctica los primeros talleres de confección de marionetas, dragones chinos, cabezas de papahuevos, para niños y jóvenes, y se le dio un tremendo impulso a las fiestas patronales, siendo reconocidas en toda la isla, contando con la participación de un numeroso público, que cada fin de semana abarrotaba nuestras calles.

Seguíamos sin local social, contando con la colaboración de la Sociedad San Isidro, Centro Cultural Agumastel, salón parroquial, iglesia y colegio San Isidro, para llevar a la práctica las actividades promovidas y desarrolladas a través de nuestra asociación.

Se nos cedió gratuitamente una habitación, donde se encontraba antaño la barbería del barrio, para guardar nuestro material, que con el paso de los meses y años, se hizo corto.

Urgía la construcción de nuestro local social, por lo que aprovechando una subvención del Gobierno autónomo con una cuantía de 15 millones, por el Sr. Olarte Cullen, presidente, se compra el amplio solar donde se nos había cedido una habitación para nuestro material, situado en la trasera de la plaza, dando a tres calles, plaza, Josefa Suárez Taisma y Párroco Hernández Benítez.

En la asamblea ordinaria de enero de 1993, la junta directiva convoca elecciones, por término de mandato. Formada la junta electoral y pasado el periodo de admisión, al no presentarse candidaturas, se constituyó la gestora, acordando la directiva saliente, permanecer en el cargo hasta nueva convocatoria de elecciones. En los meses siguientes se consiguió el proyecto y los planos para edificar, gracias al ayuntamiento, y los permisos pertinentes.

En octubre se celebra nueva asamblea y la junta gestora decide no continuar, y ante la ausencia de candidatura, el vecino Luis Ramos Molina, con el apoyo de los socios presentes, se compromete a formar nueva junta encabezada por él, procediéndose en noviembre a la entrega de competencias, material de la asociación, y los libros de actas y contabilidad.

Muchas de los directivos salientes decidieron continuar con la entrante, incluyéndose en la misma: Manuel Cabrera, Fernando Sosa, Cesáreo Dguez, José Carlos Vega, Juan Curbelo, Mary Delgado, Carmensa Padrón, Cecilia Machín, Mario Glez, Ángela Ramos y José Félix Aguiar.

El viernes 21 de enero de 1994 se colocó la primera piedra, apadrinado por el director general de fomento, construcciones y contratas, Alejandro Navarro, que regalaba el material para el segundo techo, el del salón de actos.

Se iniciaban así años de lucha, de peticiones, de solicitar ayuda y colaboración allí donde fuese necesario, haciéndose incluso, una cuestación popular, al haber ganado muchos vecinos una buena cantidad en el sorteo de la lotería, recaudándose más de 3 millones de ptas. Nuestro ayuntamiento con la mano de obra, el cabildo con material y subvenciones, el gobierno autónomo con otras aportaciones económicas, fueron haciendo grande lo que hoy disfrutamos como nuestra emblemática sede social.

Después de años de trabajo y esfuerzo, y habiendo conseguido, gracias a la aportación, una vez más, del cabildo, amueblar nuestras dependencias, se bendice e inaugura nuestro edificio social, el 1 de mayo de 1999, coincidiendo con el comienzo de nuestras fiestas patronales.

En el año 2002 se convocan elecciones y previa formación de la junta electoral se da cuenta de la presentación de una candidatura, proclamándose como nueva junta directiva el 22 de febrero, procediéndose el 25 al cese y toma de posesión. Preside esta nueva directiva, Onofre Mendoza, vicepresidente Alberto Machín, secretario Santiago Mendoza, tesorera Carmina, además de otros componentes como Manuel Bermúdez, José Antonio Moreno, Juan Antonio Mateos, Juan Medina, Diego Suárez Isaac Sánchez y Juan Manuel Ramos.

Fue en este mandato cuando se culmina la deslumbrante obra iniciada años atrás. Los detalles necesarios para la legalización y formalización del edificio se ejecutaron en este periodo de tiempo, acabados eléctricos con boletines, el cambio del mobiliario del bar que se trasladó desde el sótano a la segunda planta por motivos de seguridad, se establecieron los primeros juegos de salón todos los viernes en la noche, que durante varios años se convirtieron en la mejor fuente de ingreso. Se adquirió mobiliario para esta nueva actividad, además de otros motivos de adornos para decorar calles y plazas en nuestras fiestas.

Luego se produjo una incursión breve en el destino presidencial de la asociación, dos meses estuvo al frente de la misma Fátima Molina Ramos.

Continuó la labor, José Jorge del Rosario, hijo de Pepito Jorge, quien secundado por un nutrido grupo de hombres y mujeres del barrio, dejaron constancia de su buen quehacer en las actividades culturales, lúdicas y festivas que se programaron desde el colectivo vecinal, manteniendo el buen nivel ofrecido hasta entonces y conservando las dependencias del edificio en buen estado.

Le sigue en el mandato José Suárez Suárez, quién añadió al edificio detalles que ayudaron a combatir las barreras para personas con movilidad reducida. Se empezaron a celebrar los bailes que todavía hoy, cada miércoles, llenan nuestro salón de actos con visitantes que llegan desde muchos puntos de la isla para disfrutar de la diversión. Se empezaron a impartir sesiones de yoga, de chi-kum y clases de bailes modernos como salsa, bachata y otros. Además se creó una pequeña academia de preparación para futuros administrativos.

En el año 2016 ante la posibilidad de crearse otra junta rectora por falta de candidaturas, y ante la decisión irrevocable de José Suárez de abandonar la labor presidencial, Juan Manuel Ramos coge las riendas, otra vez, conformando un grupo de hombres y mujeres, jóvenes y mayores, que con mayor o menos acierto, rigen el destino de la asociación hasta junio del 2017, en el que por motivos personales presenta la dimisión, convocándose de nuevo elecciones.

Es en la primera quincena de julio cuando se cuenta con una nueva junta directiva, encabezada por Abraham Ramos, y otros vecinos y vecinas nuevos en esta labor como: Nereida Pérez, Jónathan Montesdeoca, Mari Nieves Mateos, Isidro Jiménez, y otros que continuaban de la saliente como: Juan Manuel Ramos, Abel Díaz, Juana Teresa Almeida, Nati Gil, Gema Sánchez, Cristóbal Padrón, Aridia Ramos, José Juan Godoy, Beatriz Suárez y Aimar García.

Con este nuevo equipo se consiguen objetivos impensables. Algunas actividades dejan de realizarse, pero se inician otras, nuevas clases de bailes, aula de aprendizaje de cuerdas, taller de costura, se impermeabiliza el techo, se pinta el edificio interna y externamente, se enriquece el material existente para sonorizar, se compran focos y máquinas de humo para nuestro escenario del salón de actos, se acaba el baño para personas con minusvalía física, se crea la página web de la asociación, se consigue, por fin, el tan deseado y necesario ascensor, donación del gobierno autónomo a través de la dirección general de turismo, se le da un nuevo impulso a nuestras fiestas, las patronales y las de noviembre, con nuevos conciertos, nuevos concursos, el encuentro de solistas dedicado cada año a folkloristas de reconocido prestigio de nuestro barrio, excursiones a lugares de interés general, la recuperación de los juegos de salón, ahora en la tarde de los domingos, el auge creciente, tanto en calidad musical como en participación, de los bailes de los miércoles, la cantidad de talleres que se llevan a la práctica, de confección de cabezas de papahuevos, de farolillos, de tarjetas de navidad, de confección de carrozas con material reciclado, de banderas, cuadros, caretas y antifaces, la grabación de nuestra romería en un programa de la televisión canaria, así como la grabación de Noche de taifa en la plaza del barrio, la restauración de nuestros papahuevos, la colaboración con colectivos que luchan por causas solidarias, la recuperación de actos carnavaleros para todas las edades, el impulso definitivo a la procesión de Nuestra Sra. de los Dolores, la celebración de la fiesta de la castaña, la aportación para la fiesta del Corpus, y tantas otras actividades y colaboraciones que han hecho de nuestra asociación un referente del movimiento asociativo, no sólo en el municipio, también en toda la comarca noroeste de la isla.

Lo realmente valioso y carismático de este grupo es que cuentan con numerosos/as colaboradores/as, que asumen retos de cualquier tipo, como si de un componente de la junta se tratase. Nombres como los de Gema Milagrosa, Vanesa, Nazaret, Félix, Pura, Tony Cliny, Elena, Carmensa Padrón, Amparo, Talacha, y muchos más que están siempre dispuestos a cualquier sacrificio, reto o responsabilidad, con el fin de hacer cada día más grande la relación afectiva y solidaria, dando cuerpo y sentando unas bases firmes y duraderas, para que el movimiento asociativo alcance y comprometa eficazmente a todos los vecinos y vecinas del barrio, por distantes o reacios que estén.

Los jóvenes tienen lugar preferente en la vida diaria de nuestro edificio social, pues intentamos que sean parte activa de nuestras propuestas, contando con ellos para todo lo que programamos y haciéndolos sentir útiles y valiosos en el acontecer vecinal.