Monumento Natural de Amagro

Amagro es una de esas manifestaciones de la naturaleza que poseen la capacidad de marcar el paisaje de toda una zona e impactar profundamente a los habitantes del lugar a través de los siglos. Un espacio valioso por sus características geológicas y por la riqueza de su flora y su fauna que merece ser puesto en valor y ser cuidado con esmero. Estamos hablando de un pequeño macizo montañoso de 502 m de altura, sobre la vega de Gáldar, situado en la parte noroccidental de la isla de Gran Canaria.

En cuanto a su geología, el Monumento Natural de Amagro se encuentra en el sector de actividad volcánica más reciente de Gran Canaria, el Neocanario, caracterizado por ser un relieve residual del Mioceno en contraste con la plataforma lávica costera.
    Los materiales geológicos presentes en Amagro pertenecen al Ciclo I (Mioceno Medio y Mioceno Superior) y Ciclo Post Roque Nublo (Pleistoceno Medio). 

 

    Los inventarios de flora y vegetacion realizados en el Macizo justifican en gran medida la declaración de Amagro como Monumento Natural y como Zona de Especial Conservación por la Red Natura 2000. De las 49 especies inventariadas en la Memoria informativa de las Normas de Conservación del Espacio, el 69 % de las mismas son especies endémicas, exclusivas, del Archipiélago Canario y de éstas el 24 %, son endemismos insulares de Gran Canaria. Además de esas especies,17 de ellas, el 35 %, se encuentran incluidas en alguna categoría de protección.
    Destacamos entre estas especies la Siempreviva de Amagro (Limonium sventenii), la Magarza de Lid (Argyranthemum lidii), la Salviablanca de Amagro (Sideritis amagroi), Argyrolobium armindae, Crambe tamadabensis y  gualda colgange (Kickxia pendula).

    La fauna presente está vinculada a los ambientes xéricos. Destacan entre la avifauna presente la terrera marismeña (Calandrella rufescens), cuervo canario (Corvus corax canariensis), bisbita caminero (Anthus berthelotii), curruca tomillera (Silvia conscipillata),  cernícalo (Falco tinnunculus canariensis) y la aguililla canaria (Buteo buteo insularum) entre otras, estando algunos de ellos protegidos.
    Los reptiles presentes son el lagarto gigante  de Gran Canaria (Gallotia stehlini) y el perenquén de Boettger (Tarentola boettgeri).

    La Carta Arqueológica del municipio de Gáldar elaborada en 1988, delimita cartográficamente dos bolsas de suelo a las que denomina “Conjunto Arqueológico Cumbres de Amagro”. Según información de la referida Carta Arqueológica “...ya para los antiguos canarios era un lugar especial por ser, según refieren las “Crónicas”, uno de sus lugares sagrados”. 

​ En la actualidad las principales amenazas para la conesrvación de amagro se traducen en el impacto que genera en el espacio natural, especies invasoras como la culebra real de California (Lampropeltis getula californiae) (Colubridae), el rabogato (Pennisetum setaceum), la tunera (Opuntia dillenii) y la pitera (Agave americana), que compiten con las especies autóctonas bien por depredarlas como el caso de la culebra real o bien por el espacio que ocupan.
​